Necesitamos usar cookies para permitir funcionalidad importante del sitio incluyendo recopilación de datos analíticos. Para más información consulta la Política de privacidad y cookies. Puedes aceptar los ajustes por defecto o cambiar la Configuración de cookies.

Oficina Verde Oficina Verde

Rehabilitación energética

Aislamiento térmico

El aislamiento térmico es un material que se emplea en construcción con la capacidad de oponerse en mayor o menor medida al paso del calor, evitando pérdidas de calor cuando el clima externo es frío, y ganancias de calor cuando el exterior alcanza altas temperaturas.

Aproximadamente el 30% de las pérdidas energéticas se producen a través de las fachadas, otro 30% por las cubiertas, un 20% por puertas y ventanas, y el resto por suelos y pérdidas debidas a las infiltraciones de aire.

Estas pérdidas se pueden reducir hasta un 80% colocando el aislamiento térmico principalmente en fachada.

La propiedad más importante de un material aislante es su conductividad térmica, ya que es lo que lo define como aislante. La letra que lo expresa es λ, se mide en W/mK, es decir watios por metro y por grado Kelvin, y viene a significar que es el calor medido en watios que atraviesa en 1 metro cuadrado, con un espesor de 1m, cuando la diferencia de temperatura entre ambas caras es 1K.

El resultado final del material aislante aplicado en una situación concreta depende también del espesor. A mayores espesores se consiguen mayores aislamientos. Esto se mide con el parámetro resistencia térmica, que es R=e/λ, donde e es el espesor en metros y λ la conductividad, todo ello expresado en m2K/W.


Tipos de aislantes

En el mercado hay una gran gama de productos aislantes, no resulta fácil distinguir unos materiales aislantes de otros. Cada uno tiene sus propiedades y sus indicaciones.

Los más habituales son:

  • Aislamientos minerales

    Las lanas minerales son un material flexible fabricado con fibras inorgánicas compuesto básicamente con arena silícea para la lana de vidrio, y con roca basáltica para la lana de roca.

    Son un buen aislante acústico y térmico.

    La lana mineral puede encontrarse en cubiertas, forjados, fachadas, suelos, falsos techos, tabiques divisorios, conductos de aire acondicionado, protección de estructuras, puertas, mamparas y cerramientos exteriores.

    • Lana de roca: Es recomendado para el aislamiento térmico en suelos, paredes interiores y fachadas ventiladas y/o sin contacto directo con el agua. La lana de roca la podemos encontrar en forma de mantas o bien en forma de morteros para proyectar

    • Fibra de vidrio: Indicada para el aislamiento de falsos techos, bajo cubiertas, tabiquería, como aislamiento intermedio, normalmente cuando empleamos tableros de cartón-yeso

  • Aislamientos sintéticos

    • Poliestireno extruido (XPS): Excelente resistencia mecánica y altas prestaciones como aislante térmico. Al ser muy resistente a la humedad predomina su uso en fachadas y cubiertas, tanto desde el exterior como desde el interior.
      Con una conductividad térmica típica entre 0,033 W/mK y 0,036 W/mK.

    • Poliestireno expandido (EPS): Se trata de material ligero, económico y muy fácil de instalar. Es un material versátil apto para reforzar el aislamiento térmico en fachadas, paredes, suelos y techos. A diferencia del extrusionado es menos denso, no va machihembrado, al tener el por abierto absorbe la humedad y tiene menos resistencia mecánica.
      Conductividad térmica entre 0,03 y 0,06 W/mK.

  • Espumas

    • Poliuretano (PUR): Su composición básica es el petróleo y el azúcar, permite la formación de una espuma rígida ligera con buen coeficiente de conductividad térmica (muy aislante). Posee un alto grado de combustión motivo por el cual está descendiendo su utilización.
      Conductividad térmica del poliuretano proyectado λ= 0.028 W/mK.

  • Otros productos, menos utilizados

    • Aislamientos reflexivos:

      • Reflexivo multicapa y burbuja: Es un material aislante compuesto por una o varias capas de diferentes materiales que proporciona un mayor aislamiento con un menor grosor de material. Recomendable para tejados, falsos techos, suelos radiantes, columnas, pilares...
    • Pinturas: Las pinturas térmicas no son realmente efectivas debido a los espesores con los que se trabaja, 1 o 2 manos de pintura, será del orden de 1-2 mm. Para ser realmente efectiva debe tener una conductividad extremadamente baja y unos espesores más grandes.

    • Aislamiento ecológico y reciclados:

      • Corcho: Es un material natural y 100% ecológico. Tiene gran capacidad aislante, se puede utilizar en paredes y suelos.
      • Geotextil: Es un material fabricado a partir de materiales textiles reciclados.

Qué beneficios aporta

  • Ahorro en la factura energética: Un edificio adecuadamente aislado evita que se escape el calor, minimizando en gran medida las pérdidas que se producen en fachadas, cubiertas y suelos. Por muy eficientes que sean los equipos de calefacción y climatización instalados si el edificio o vivienda no está bien aislado no se alcanzarán las temperaturas de confort (19oC-21oC) más que consumiendo energía.
  • Mayor confort interior: Disfrutar de una temperatura agradable es uno de los factores determinantes en el bienestar de la vivienda.
  • Reducir el impacto ambiental: Optimizar y ajustar el gasto de energía reduce las emisiones de CO2 y el impacto del sobreconsumo de electricidad y combustibles en el medio ambiente.
  • Evita la formación de puentes térmicos: Son zonas del cerramiento del edificio donde se transmite más fácilmente el calor por una variación de las características de la construcción, ya sea por un cambio del espesor del cerramiento o de los materiales empleados, como sucede en cantos de forjados, pilares integrados en el cerramiento, contornos de ventanas, soleras, cajones de persianas, etc.
  • Evita la formación de condensaciones superficiales: Otro de los efectos de los puentes térmicos es el aumento del riesgo de formación de condensaciones superficiales en la cara interior del elemento constructivo al existir puntos fríos en la zona afectada por el puente térmico como resultado del mayor flujo térmico en esas zonas.
  • Evita la formación de moho: Las condensaciones superficiales suponen un riesgo para la salud al propiciar la formación de moho, habiéndose comprobado que este riesgo se incrementa significativamente al mantenerse una humedad relativa superior al 80% en una superficie durante varios días.
  • Se revaloriza el inmueble: Las ventajas descritas anteriormente un son argumento positivo para que las viviendas aumenten su valor.

Dónde se puede aplicar

En los edificios anteriores a 1980 probablemente sus muros carezcan de aislamiento. En estos casos la rehabilitación energética a base de aislantes térmicos es una de las soluciones más efectivas.

El aislamiento térmico se coloca en todos aquellos elementos que forman el cerramiento, y dependiendo de las características de cada edificio o vivienda así se optará por un sistema de aislamiento u otro.

  • Fachadas y medianeras

    • Adición de aislamiento térmico en fachadas por el exterior (SATE)
    • Adición de aislamiento térmico por el interior o relleno de cámara de aire
    • Proyección de aislamientos en medianera

  • Puentes térmicos

    Es importante recalcar la importancia de recubrir con aislamiento térmico la totalidad de la envolvente incluido el contorno de huecos para evitar los puentes térmicos en:

    • Contorno de ventanas
    • Cajones de persianas
    • Conductos
    • Trasdosado de pilares integrados en fachada
    • Muro perimetral-solera


  • Cubiertas y falsos techos de últimas plantas

    Instalando un material aislante térmico en la cubierta. Ejemplos: entre tabiquillos, vigas de madera, rastreles, con teja adherida sobre el aislante, en cubiertas ajardinadas, con pavimento flotante, etc.

    En cubiertas dependiendo de si es cubierta inclinada o plana, podemos aislar por el exterior o por el interior en falsos techos.

¿Existen ayudas para este tipo de actuaciones?

Puedes consultar las ayudas disponibles en el área de Ayudas.