Necesitamos usar cookies para permitir funcionalidad importante del sitio incluyendo recopilación de datos analíticos. Para más información consulta la Política de privacidad y cookies. Puedes aceptar los ajustes por defecto o cambiar la Configuración de cookies.

Oficina Verde Oficina Verde

Rehabilitación energética

Rehabilitación energética de edificios

Aislar térmicamente una vivienda consiste en lograr que sus elementos en contacto con el exterior aumenten su resistencia al paso del calor, lo que se consigue incorporando materiales aislantes (*) en: muros exteriores, cubiertas, suelos, tabiques y huecos


Qué beneficios aporta

  • Reduce la factura energética: al incorporar aislamiento térmico a un edificio, se reducen las pérdidas de calor o frío de un edificio y por lo tanto la energía necesaria para calentar o enfriar el interior de la vivienda es menor. Así ahorramos dinero en la factura energética.
  • Mejorar el confort y el bienestar para el usuario: el confort expresa una sensación respecto al ambiente. Una vivienda aislada térmicamente contribuye al bienestar del usuario ayudando a mantener una temperatura de confort dentro de la vivienda, tanto en invierno como en verano.
  • Reduce la emisión de gases de efecto invernadero: al reducir el consumo de energía para climatizar, tanto en verano como en invierno, se reduce la emisión de gases de efecto invernadero asociados a ese consumo energético.
  • Eliminar las condensaciones y mejorar el aislamiento acústico: por un lado, se eliminan las humedades interiores que suelen conllevar la aparición de moho y, además, se reduce el ruido procedente del exterior o de los propios vecinos.
  • Añadir valor al edificio: las ventajas descritas pueden utilizarse como argumentos positivos en caso de alquiler o venta.

Dónde se puede aplicar

En principio cualquier edificio puede ser rehabilitado térmicamente. Aunque hay que valorar cada caso específico para evaluar las posibilidades de rehabilitación que ofrece y su coste.


Aislamiento térmico de una casa
Fuente: fob-arquitectura.com

Aislamiento de fachadas:

  • Muros: Instalando material aislante térmico en los muros, ya sea por el interior, por el exterior o inyectado dentro del muro.
  • Ventanas: Sustituyendo los vidrios y ventanas por otras más eficientes y de mayor calidad

Aislamiento de cubiertas: Instalando un material aislante térmico en la cubierta.

Aislamiento de suelos y techos: Instalando un material aislante térmico en los techos en contacto con espacios habitables, suelos en contacto con espacios no habitables, apoyados sobre el terreno o en contacto con el aire exterior.

¿Existen ayudas para este tipo de actuaciones?

Este tipo de actuaciones se pueden acoger a las ayudas del Real Decreto 853/2021 (*), puesto que mejoran la calificación energética de los edificios.

Más información