Necesitamos usar cookies para permitir funcionalidad importante del sitio incluyendo recopilación de datos analíticos. Para más información consulta la Política de privacidad y cookies. Puedes aceptar los ajustes por defecto o cambiar la Configuración de cookies.

Oficina Verde Oficina Verde

Factura de gas

¿Cómo entender la factura del gas?

Término fijo

Es la parte de la factura que pagas todos los meses por tener acceso al punto de suministro, independientemente del consumo que hayas hecho. Este concepto también está presente en la factura de la luz, pero funciona de forma diferente. Si la cantidad fija que pagas al mes en el recibo de la luz depende de la potencia que tengas contratada, en el del gas depende de tu tarifa de acceso.

La gran diferencia es que en el contrato de la luz puedes elegir la potencia, mientras que en el del gas no puedes seleccionar la tarifa de acceso. La distribuidora te aplica una de las cuatro tarifas en función del consumo que hayas realizado durante el año anterior

Término variable

El término variable es la parte de la factura que depende directamente del consumo. Los meses que más utilices la calefacción y el agua caliente sanitaria serán los que tengan una factura más elevada. La energía que has utilizado aparece en kWh y para calcular el importe que vas a pagar se multiplica el consumo durante el periodo de facturación por el precio del kWh.

Impuestos

Otro de los conceptos que aparece en la factura del gas son los impuestos. Los consumidores tienen que pagar el Impuesto Especial sobre Hidrocarburos, que grava con 0,00234 euros el kWh. Además, el IVA en el recibo del gas es del 21% para la Península y Baleares. En Canarias se aplica el Impuesto General Indirecto Canario reducido del 3%, mientras que en Ceuta y Melilla pagan el IPSI (1%).

Alquiler del contador

Los consumidores también tienen que pagar por alquilar los equipos de medida y control del suministro, como el contador de gas. El precio del alquiler no lo fijan las comercializadoras y no tendrás que pagarlo si tienes un contador en propiedad.




Nueva estructura en los peajes

Desde octubre de 2021 existe una nueva estructura en los peajes del gas

  • El peaje 3.1 pasa a denominarse RL.1
  • El actual peaje 3.2 se divide en dos tramos de peajes (RL.2 y RL.3) en función del consumo anual
  • El peso del término fijo (cuota mensual) aumenta, pero es compensado con la reducción del término variable
Peajes hasta el 1 de octubre del 2021
Tipo de peaje Límite de consumo (C)
(MWh/año)
3.1 C ≤ 5
3.2 5 < C ≤ 50
Peajes desde el 1 de octubre del 2021
Tipo de peaje Límite de consumo (C)
(MWh/año)
RL.1 C ≤ 5
RL.2 5 < C ≤ 15
RL.3 15 < C ≤ 50

¿Qué cambios notaré en mi factura de gas?

Para un consumidor medio, los peajes de acceso de aplicación al punto de suministro y los cargos se reducirán:

  • Sin calefacción (RL.1), aproximadamente 15 €/año
  • Con calefacción (RL.2), aproximadamente 31 €/año
  • Con calefacción y consumo superior a 15.000 kWh/año, aproximadamente 48 €/año

En cuanto a los términos:

  • El término fijo sube, aproximadamente 1€/mes para el tramo RL.1, 2,3€/mes para el tramo RL.2 o 12,5€/mes para el tramo RL.3.
  • El término variable baja entre un 38% y un 49%.


Consumo medio de gas en España

Un hogar español consume de media 5.097 kWh al año, pero esta cifra puede variar mucho en función del lugar donde se ubica la vivienda y su equipamiento. Mientras que un hogar sin instalación de calefacción consume de media 2.956 kWh al año, esa misma vivienda con servicio de calefacción individual llega a gastar una media de 7.921 kWh al año, un 168% más.

¿Y esto qué significa?...

Lo que pagas en tu factura del gas depende mucho del clima que hace donde vives, la época del año y del equipamiento de tu propia casa.



Consejos para reducir la factura de gas natural

  • Aísla puertas y ventanas
  • Ajusta la calefacción según las necesidades de la vivienda: utiliza un termostato, si es programable mucho mejor.

    La temperatura ideal es la siguiente:
    • Durante el día: 20-21º C.
    • Durante la noche: 15-17º C si la casa está mal aislada, pero apagar por la noche y encender unos minutos al levantarse, es mucho más eficiente que dejarla encendida toda la noche.
    • Por cada ºC de incremento de la temperatura de un edificio o vivienda, el consumo energético aumenta en un 7%, al igual que el gasto en calefacción y las emisiones de CO2.
  • Aprovecha la luz del sol: sube las persianas por el día y bájalas por la noche
  • No tapes los radiadores
  • Ajusta la temperatura de la caldera: fíjala como máximo en 45ºC
  • Usa agua fría en los grifos de los lavabos